Jordan & Blake eligieron una fuga romántica a la isla mágica de Santorini. Intercambiaron sus votos en  su hotel en Oia en el apartamento  balcón  frente a la impresionante caldera mientras el sol se ponía y  su hermosa luz bailaba a través  el océano.